La Ley de Protección al Usuario Telefónico (TCPA, por sus siglas en inglés) está en vigor desde 1991. La TCPA impone restricciones a la propaganda telefónica y el uso de sistemas telefónicos automatizados. En concreto, la TCPA limita el uso de sistemas de marcación automática, mensajes de voz pregrabados y mensajes de texto no solicitados. Hoy en día, gracias a los avances tecnológicos, los consumidores reciben más llamadas telefónicas automáticas (“robocalls”) y mensajes de texto no solicitados que nunca. Los marcadores automáticos permiten a las empresas emitir miles de llamadas telefónicas y mensajes de texto por minuto a un precio increíblemente bajo.

  • ¿Qué es una llamada automática o “robocall”? Si descuelga el teléfono y escucha un mensaje grabado en lugar de una persona en directo, se trata de una robocall. Del mismo modo, si alguien le deja un mensaje pregrabado, esto también se considera una robocall. Si la grabación es un mensaje de ventas y usted no ha proporcionado consentimiento por escrito para recibir llamadas de la empresa emisora, la llamada es ilegal. Así de simple.
  • Robocalls a teléfonos móviles: Las robocalls a un teléfono móvil son por lo general ilegales, a menos que usted autorice la recepción de llamadas mediante la inclusión de su número como información de contacto. No es necesario que se le cobre por la llamada. La prohibición se extiende a las llamadas de telemercadeo y cobro de deudas.
  • Podría tener derecho a una indemnización monetaria: Obtenga entre $500 y $1.500 por las robocalls, mensajes de texto, y faxes ilegales.

La Ley de Prácticas Justas en el Cobro de Deudas (FDCPA, por sus siglas en inglés) está en vigor desde 1977. La FDCPA es una ley federal que se aplica en todos los estados, es decir, que protege a todos los ciudadanos. La FDCPA es básicamente una lista detallada de las medidas que los cobradores pueden y no pueden aplicar a la hora de recaudar una deuda, así como sus obligaciones relativas al cobro.

  • Indemnización: Si una agencia de cobro incumple cualquier artículo de la FDCPA, el consumidor tiene derecho a una indemnización por daños y perjuicios de hasta $1.000,00. En los casos en que las acciones del cobrador para conseguir el pago son tan desmesuradas que causan daños emocionales al consumidor, se pueden conceder indemnizaciones adicionales. El 99 % de los casos no incluyen indemnizaciones por daños emocionales.
  • Honorarios del abogado: La FDCPA contiene una cláusula de traspaso de honorarios. Esto significa que la agencia de cobro debe hacerse cargo de los gastos legales y honorarios del abogado del consumidor.
  • Tipos de deudas cubiertos por la FDCPA: solo las deudas de los consumidores, como las deudas personales, familiares o domésticas. Por ejemplo, el dinero que usted debe por una tarjeta de crédito personal, un préstamo de automóvil o una factura médica o de servicios públicos. La FDCPA no cubre las deudas contraídas en el marco de una actividad empresarial, las deudas de impuestos impagados ni las multas de tráfico.
  • La FDCPA solo se aplica a los cobradores de deudas de terceros: La FDCPA define como cobrador de deudas a cualquier persona que regularmente cobra o intenta cobrar deudas de los consumidores para otra persona o institución. En resumen, solo los cobradores de deudas de terceros están sujetos a la FDCPA. Es decir, los acreedores originales, como las compañías de tarjetas de crédito y los bancos no se rigen por ella.

Algunos estados, como California y Florida, ofrecen protección adicional. Aunque la FDCPA se aplica en todos los estados, algunos estados, como California (Ley Rosenthal) y Florida (Ley de Prácticas en el Cobro al Consumidor de Florida – FCCPA, por sus siglas en inglés), ofrecen protección adicional a sus residentes frente a los cobradores. La principal diferencia entre la FDCPA y la Ley Rosenthal / FCCPA de Florida, es que la legislación estatal contempla la protección frente a acreedores directos. Es decir, las compañías de tarjetas de crédito no pueden acosar a los consumidores para intentar cobrar las deudas.

  • La Ley Rosenthal y la FCCPA de Florida son eficaces como un segundo nivel de protección a los consumidores, ya que los acreedores directos pueden ser los cobradores más agresivos.
  • Indemnización: Si un acreedor incumple cualquier artículo de la Ley Rosenthal o la FCCPA de Florida, el consumidor tiene derecho a una indemnización por daños y perjuicios de hasta $1.000,00. Con frecuencia, cuando se trata de los acreedores originales, existe la posibilidad de aliviar la deuda en lugar de recibir una indemnización monetaria. Es decir, el acreedor cancelará la deuda y pagará además los honorarios del abogado.
  • Honorarios del abogado: Tanto la Ley Rosenthal como la FCCPA de Florida contienen una cláusula de traspaso de honorarios. Esto significa que el acreedor deberá hacerse cargo de los gastos legales y los honorarios del abogado del consumidor.
  • Tipos de deudas cubiertos: Solo las deudas de los consumidores, como las deudas personales, familiares o domésticas. Por ejemplo, el dinero que usted debe por una tarjeta de crédito personal, un préstamo de automóvil o una factura médica o de servicios públicos. Estas leyes estatales no cubren las deudas contraídas en el marco de una actividad empresarial, las deudas de impuestos impagados ni las multas de tráfico.
  • Acreedores directos: La Ley Rosenthal y la FCCPA de Florida se aplican a los acreedores originales, como compañías de tarjetas de crédito, bancos, préstamos de automóvil, empresas de servicios públicos, gastos médicos, etc.